Con Miquel encontré el equilibrio emocional necesario para afrontar la situación, seguridad y tranquilidad.

Antes de conocer y contratar a Miquel Pino, la situación en mi empresa era de colapso total. A punto de morir de éxito después de ir a la feria de Girona y vernos superados por las expectativas.

No sabíamos cómo afrontar la situación de presente y menos la de futuro. Se nos acumuló de golpe mucho trabajo y no sabíamos cómo canalizarlo adecuadamente.

Me sentía superado, frustrado e impotente. Con Miquel encontré el equilibrio emocional necesario para afrontar la situación, seguridad y tranquilidad. Me transmitió el hábito de basar mi trabajo en la planificación, control de tesorería, control de costes y previsión. He aprendido a organizarme para saber la situación exacta de la empresa en cualquier momento, para evitar contratiempos y avanzarme a las dificultades.