Antes de contratar a Miquel teníamos una empresa joven. En 2002 empezamos de cero con mi mujer y un par de viñedos. Ahora vamos creciendo a muy buen ritmo, entre un 10 y un 20% anual.

Antes de contratar a Miquel teníamos una empresa joven. En 2002 empezamos de cero con mi mujer y un par de viñedos. El proyecto fue creciendo. Al principio éramos nosotros dos, después vino un trabajador. Poco a poco Lavinyeta iba creciendo y cada año teníamos una o dos nuevas incorporaciones. Pasamos de vender 10.000 botellas en 2007 a 150.000 unidades en 2011. Al principio vendíamos en el Empordà, luego a otras comarcas del Principado y ahora en una veintena de países de todo el mundo.

Con mi mujer liderábamos y gestionábamos el proyecto desde todos los puntos de vista. Aún hoy en día es así a pesar de disponer de un buen equipo de 14 personas. Pensamos en que necesitábamos la ayuda de una persona de confianza. A pesar de venir de una familia emprendedora, mi formación como ingeniero agrónomo no era suficiente. Teníamos que gestionar el crecimiento con solvencia. Se tenía que complementar nuestra intuición y el sentido común con un apoyo externo. Conocí a Miquel Pino en un curso de emprendedores que habíamos realizado años atrás. Enseguida pensamos en él.

Sentía que podíamos morir de éxito. A medida que la empresa iba ganando dimensiones, las decisiones eran cada vez más trascendentes y también la magnitud de las consecuencias que se podían derivar. Confiaba en nuestro espíritu de sacrificio y también en nuestro olfato. También era consciente de que un resbalón podía ser letal. Pensé que un negocio puede tener un momento de esplendor efímero y no quería que esto nos pasara y menos por desconocimiento o incompetencia.

Miquel es una persona de confianza con la que puedo contar en todo momento. Es difícil de cuantificar resultados. Sólo puedo decir que hemos seguido creciendo a muy buen ritmo, entre un 10 y un 20% anual. Y lo más importante de todo: ¡dormimos tranquilos!

Hemos ido profesionalizando la empresa, especialmente en el ámbito de la gestión. Aún queda mucho camino por recorrer pero estamos en una buena línea. Vamos dando pasos adelante.

Miquel nos ha dado seguridad y tranquilidad. Sabemos que estamos en buenas manosNos ha ayudado a confiar en nosotros mismos. También ha contribuido en el crecimiento profesional del equipo y en la profesionalización de la empresa. Sólo podemos dar las gracias a Miquel por toda la ayuda que nos da.