Ahora tomo las decisiones con más seguridad porque tengo la tranquilidad de saber que el cuadro de mandos es muy fiable y que la información que me llega se ha contrastado y es buena.

Cuando contraté a Miquel Pino, mi empresa pasaba por una situación de crecimiento sostenido pero con cierta inseguridad por falta de indicadores de control de la gestión que fueran fiables. La dificultad más importante que tenía era la falta de trazabilidad económica y financiera y el principal reto, la revisión del cuadro de mandos, para poder estar seguro de cuál es la situación de la empresa en todo momento.

Emocionalmente buscaba el apoyo de un profesional externo que me ayudara a tomar decisiones y me diera una visión de la empresa desde fuera. Con Miquel he conseguido por un lado la ordenación de toda la parte del control y gestión y por el otro, el apoyo de un profesional con una visión transversal que aporta el valor añadido de la experiencia y del no estar condicionado por el día a día de la empresa.
Ahora tomo las decisiones con más seguridad porque tengo la tranquilidad de saber que el cuadro de mandos es muy fiable y que la información que me llega se ha contrastado y es buena.

¡Resumiendo, tenerlo a mi lado me ha enseñado desde conceptos de gestión hasta valores!